Saltar al contenido

El auge de la inversión sostenible

En la era del cambio climático, las conversaciones alrededor de temas como sustentabilidad y respeto al medio ambiente suelen ser temas prioritarios. Las empresas en general, desde aquellas dedicadas a prendas de vestir hasta las que son proveedoras de comestibles, están comercializando sus esfuerzos de sustentabilidad para atraer a una población cada vez más consciente del medio ambiente. Es debido a este interés en el medio ambiente, enfocado en el cambio climático, que el marketing toma suma importancia. Se realizan inversiones en una serie de industrias con el fin de transformar el mundo hacia un planeta más verde y según los investigadores, este cambio enfocado en la sustentabilidad y el respeto al medio ambiente se ha convertido en un factor fundamental en la configuración de las carteras de inversión.

Los nuevos números no mienten

En 2023, Julias Baer publicó un informe que mostraba cuántos inversionistas dan importancia a la sustentabilidad, en cuanto a sus carteras se refiere. En Asia, África y Latinoamérica, más de 90% de los inversionistas encuestados dijeron que la sustentabilidad es importante en su toma de decisiones de inversión. En Europa, la cifra fue del 83% y en los Estados Unidos del 60%. Según un informe de la Alianza Global de Inversión Sostenible (GSIA), los activos de inversión globales alcanzaron los $35.3 billones de dólares en 2020, un aumento del 15% con respecto a 2018. Una encuesta realizada por el Instituto Morgan Stanley para la Inversión Sostenible, detectó que el 85% de los inversionistas individuales están interesados en inversiones sostenibles. Además, el 95% de los millennials expresaron gran interés en opciones de inversión sostenible. La inversión sostenible, la cual ya no se considera un concepto de nicho, ha ganado un reconocimiento generalizado, lo que indica un cambio en la forma en que los inversionistas evalúan la viabilidad a largo plazo de una empresa.

Más allá de los capitales tradicionales, el panorama financiero está viviendo un aumento en la demanda de bonos verdes e inversiones en energías renovables. La Iniciativa de Bonos Climáticos informó que el mercado mundial de bonos verdes alcanzó los $1.7 billones de dólares en 2020, lo cual es testimonio del creciente apetito por la inversión sostenible. La energía renovable, que alguna vez fue considerada como una alternativa de inversión, se ha convertido en piedra angular de los portafolios de inversión sustentables. La Agencia Internacional de Energía (IEA) proyecta que la capacidad de energía renovable se expandirá en un 50% en 2024, impulsada por mayores inversiones en proyectos solares y eólicos. La industria de los vehículos eléctricos (EV por sus siglas en inglés) está también en auge, se estima que el mercado de este segmento alcanzará los $1,318,220 billones de dólares en 2028, lo que implica un incremento del 41% entre 2019 y 2020 (a pesar de la desaceleración causada por la pandemia que afectó a casi todas las demás industrias).

Por otro lado, el gobierno norteamericano también está interesado. Los Estados Unidos, que durante mucho tiempo se pensó que estaba por detrás de los países desarrollados, en cuanto al tema de energía verde, ha logrado avances en los últimos años para ponerse al día con el nuevo mundo; el país recién aprobó un proyecto de ley multimillonario que incentiva el desarrollo de proyectos verdes. US Strategic Metals, socio comercial de LCR en un proyecto EB-5, recibió varios cientos de millones de dólares de financiamiento para crear un ciclo cerrado de suministro de baterías de litio reciclables suficiente para satisfacer la creciente demanda de transporte eléctrico sostenible.

ESG

Una de las fuerzas que impulsan el cambio hacia la inversión sostenible es la adopción generalizada de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG por sus siglas en inglés). Los criterios ESG evalúan el desempeño de una empresa en función de su impacto ambiental, responsabilidad social y prácticas de gobierno corporativo. Los inversionistas están reconociendo que el compromiso de una empresa con la sostenibilidad es indicativo de su capacidad para afrontar los desafíos futuros y capitalizar las oportunidades emergentes.

De acuerdo con un estudio realizado por MSCI, las empresas con fuertes puntuaciones en materia de ESG han superado a sus contrapartes, desafiando la idea obsoleta de que la inversión sostenible requiere sacrificar la rentabilidad. En cambio, el hallazgo muestra que las empresas que adoptan la sostenibilidad pueden estar mejor posicionadas para el éxito de largo plazo, porque atraen un número cada vez mayor de inversionistas que buscan tanto obtener ganancias financieras como generar un impacto social positivo.

 

Víctor Espinosa es Senior Director de LCR Capital Partners y es responsable de dirigir el área de desarrollo comercial y los esfuerzos de recaudación de capital en las Américas. LCR es una firma privada de servicios de asesoría e inversión que apoya a familias interesadas en oportunidades globales. La compañía ayuda a sus clientes a mudarse a los Estados Unidos a través de la Visa de Inversionista Inmigrante EB-5.

Suscríbete a nuestro Newsletter