Saltar al contenido

4 Tips para que tu negocio sea una franquicia

¿Cómo saber si tu negocio puede ser una franquicia?

Éxito

El negocio debe tener éxito comprobado y contrastado, no es suficiente tener un único punto de venta exitoso, se deben tener más para comprobar que el modelo de negocio funciona no únicamente en un solo lugar, sino que tendrá éxito en otras ciudades y con otro tipo de cliente.

Determina si tu producto o servicio se valorará o no en otras regiones. Si ese es el caso, el siguiente paso es averiguar quiénes son los competidores.

Si tu marca satisface una necesidad insatisfecha en un mercado extendido, es probable que tenga potencial. Si el mercado está saturado de marcas como la tuya tienes que encontrar una clara ventaja competitiva para diferenciarse del resto.

Rentabilidad

Para franquiciar hay que tener un modelo de negocio que sea rentable tanto para el franquiciado como para el franquiciador. Es por eso que es muy importante escoger una estrategia de gestión que cumpla este requisito.

Si tu negocio está teniendo problemas, es posible que desees detener tus planes de franquicia hasta que establezcas un modelo comercial rentable y probado. Los franquiciados no solo quieren comprar un trabajo, quieren un negocio que ofrezca un rendimiento deseable de la inversión de su tiempo, energía y dinero, y que recupere su inversión inicial durante por lo menos dos años si es posible.

Repetible

Un negocio puede funcionar muy bien en un local o una ciudad particular pero puede suceder que en otras situaciones no funcione tan bien. Los motivos pueden ser muchos: negocios muy personalistas en los que sin el propietario no funcionan igual de bien, negocios establecidos muchos años en una misma población y que sean un referente, negocios con productos muy locales que sean únicamente consumidos en esa población, etc.

Quizás la consideración más importante al decidir si franquiciar o no es si un negocio es escalable. La escalabilidad es la capacidad de una empresa para crecer significativamente sin aumentos importantes en los gastos generales o el riesgo y no enfrentar restricciones de crecimiento. Tu modelo de negocio debe ser tanto replicable como comunicable para que su proceso se ejecute en cada ubicación. Si bien no todas las ubicaciones de franquicias se administrarán exactamente de la misma manera, sus principios rectores y lo que hizo que la marca fuera exitosa deben ser transferibles a todos y cada uno de los franquiciados.

Visión empresarial

Este es uno de los factores de mayor importancia y más difícil de comprobar. Dar el paso de franquiciar un negocio requiere de una visión empresarial amplia.
Personas que quieran ver crecer su negocio, a sabiendas que tendrán que delegar algunas tareas y perder el control en algunas situaciones.

 

¡Si cumples con estas características es muy probable que tu negocio pueda ser franquiciable!

Suscríbete a nuestro Newsletter